Pealing

El pealing facial nos ayuda a acelerar la exfoliación natural de la piel, favoreciendo la eliminación de células muertas y promoviendo la regeneración celular, consiguiendo una piel sana, tersa y libre de impurezas.

Se recomienda hacerse un peeling facial en casos de pieles gruesas, porosas, manchas generadas por el sol, el acné y sus secuelas, estrías, líneas de expresión e incluso ablanda los puntos negros de manera que son más fáciles de eliminar.

Es una técnica muy efectiva para mantener una piel sana, tersa, libre de impurezas y luminosa.

Un pealing facial puede complementarse con los siguientes tratamientos:

* Botox (Vistabel)
* Rellenos faciales
* Mesoterapia facial

Los peeling pueden ser:


Peeling químicos:
Como su nombre indica, el peeling facial se realizan mediante la aplicación de sustancias químicas. Teniendo como objetivo primordial crear una mínima lesión sobre la piel que elimine alteraciones cutáneas y estimule la creación de nuevo tejido. El resultado es la eliminación de las capas superficiales de la piel y la consecuente regeneración de nuevo tejido.

Peeling Mecánicos (microdermoabrasión):
Consiste en la aplicación controlada de un chorro de microcristales que exfolia la piel regularizando las imperfecciones del microrelieve cutáneo y dejando la piel en óptimas condiciones para recibir tratamientos complementarios. Con este tipo de peeling facial los resultados son inmediatos: los puntos negros y blancos se ablandan y son más fáciles de extraer. Las cicatrices de acné u otras se disimulan y los poros y líneas de expresión son menos evidentes.